miércoles, 15 de marzo de 2017

Reclamación de gastos de residencia por uno de los hijos



Cuando los padres quedan dependientes, a menudo se producen enfrentamientos entre los hijos ante la elección de la clase de cuidados que se van a proporcionar a los padres. Si se va a seguir cuidando de los padres en casa, o si se les ingresa en una residencia de ancianos. Por regla general estos gastos se reparten entre los hermanos, pero ¿Qué sucede en caso de desacuerdo?

Respecto a los gastos de residencia, el Tribunal Supremo en una reciente sentencia de 7 de marzo de 2017, ha determinado que el hijo que haya pagado tales gastos, no puede reclamarlos de los demás hermanos.

Estos gastos normalmente no se reclaman en vida de los padres, pero suelen ser arma arrojadiza después de su fallecimiento, con ocasión de la liquidación de la herencia.

En este caso uno de los hijos interpuso demanda de juicio ordinario contra su hermano, solicitando se le condenase a pagar la cantidad de 22.507,76 por la mitad de las cantidades que el demandante pagó en concepto de gastos de residencia de su madre, antes de que se recibiera la subvención pública que cubrió la mayor parte de tales gastos, 

La madre de los litigantes, falleció en estado de viuda. Sus únicos ingresos eran una pensión de jubilación de 553,44 euros en 14 pagas, y carecía de otros bienes o derechos, por haber hecho donación de los mismos a sus dos hijos con anterioridad. Y desde marzo de 2009 hasta su fallecimiento, estuvo ingresada en una Residencia debido a su estado de salud y dependencia .

El demandante solicitó de la Diputación Foral la subvención de los gastos, lo que dio lugar a que el coste de la estancia se redujera, al comenzar a aplicarse la subvención solicitada.
El hermano demandado se negó a colaborar en el pago de los gastos generados por la estancia en la residencia, pese a los requerimientos del demandante. Manifestó su desacuerdo con la estancia de su madre en una residencia que no fuera pública, y preferir la atención domiciliaria por períodos sucesivos en casa de cada hermano, lo que nunca puso en práctica.

Tales gastos fueron sufragados por el hermano demandante, y ascendían a un total de 45.015,52 euros. Considerando que cada uno de los hermanos estaba obligado al pago de la mitad del importe de acuerdo al interés que cada uno representaba en la herencia de su madre, por lo que le correspondería la mitad del importe pagado por el demandante y que reclamó en la demanda.

La oposición del hermano demandado se basó en que no existía ninguna deuda de alimentos del demandado con su madre y que el demandante no cumplió con una obligación ajena, sino propia, la de dar alimentos a los padres.

La sentencia del juzgado estimó íntegramente la demanda y condenó al demandado a pagar al actor la cantidad de 22.507,76 euros. Recurrida en apelación, el recurso fue desestimado. La sentencia de la Audiencia confirma el fallo de primera instancia y considera que el actor ejercita una acción de repetición de aquellos gastos de auxilio económico realizados en exclusiva como consecuencia del ingreso de la madre en una institución geriátrica. Había, señala, una obligación común de hacer frente a estos gastos, que el demandado no llegó a pagar, y que «nace de un auxilio económico prestado por uno solo de los hermanos que a ambos incumbe». Por el condenado al pago se formuló un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

La opinión del Tribunal es que la acción de reembolso sólo procede cuando el pago se realiza por cuenta de otro y en su nombre, a fin de obtener el reembolso de lo satisfecho. Y no existiendo deuda previa del demandado a favor de su madre, no podía exigírsele reembolso ninguno. Esto sin perjuicio de las consideraciones morales que pudieran hacerse respecto del demandado, su hermano.

Pero lo cierto es que este no debía a su madre unos alimentos que su hermano hubiera pagado por él. Y como la deuda contraída era propia, como es la de prestar alimentos a su madre, en la forma que mejor le convenía, en este caso mediante el ingreso de su madre en una residencia, faltan por tanto los presupuestos necesarios para el éxito de la reclamación, como es el pago de una deuda ajena. No había tal deuda del demandante con su madre por los gastos de la residencia a la que llevó por iniciativa propia. La deuda era propia del demandante que la asumió de forma voluntaria, sin comprometer a su hermano, pues tampoco se trata de una deuda solidaria.

Por lo tanto, se propone como una posible solución, que sea el padre el que reclame el derecho de alimentos a los hijos, por los costes que suponga el ingreso en la residencia, y no dejar el problema a los herederos.
Peydro4 Abogados
Especialista en herencias

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cómo tramitar una herencia




A continuación damos unas instrucciones para poder tramitar una herencia en caso de que deseemos hacerlo por nosotros mismos.


Certificado de defunción

El primer paso es conseguir el certificado de defunción, si no se lo ha dado la funeraria, puede obtenerlo en el Registro Civil del lugar de fallecimiento, por el momento, su coste es gratuito.


Certificado de últimas voluntades


A continuación, deberá solicitar al Registro de Últimas Voluntades un certificado de últimas voluntades y otro de seguros de vida, puede hacerlo presencial, en la Delegación del Ministerio de Justicia de su ciudad, o por internet, hay que pagar una pequeña tasa por cada uno.

En este certificado se dice si su familiar hizo o no testamento y si lo hizo, ante qué notario.


Copia del testamento

Con todo ello, deben acudir al Notario y que les de una copia del testamento.

Si no hizo testamento tendrán que hacer un acta notarial de declaración de herederos.


Certificado de cuentas corrientes

Con el Testamento, Certificados de Defunción y Últimas Voluntades, deben acudir al banco donde el finado tuviera sus ahorros, y allí les facilitarán los Certificados con el Saldo de las Cuentas a fecha de fallecimiento. También pueden pedir un extracto de las cuentas del año anterior.


Cuaderno particional

A continuación, deberán redactar un cuaderno particional, o bien encargar su redacción a la Notaría, u otro profesional cualificado para ello, y firmarlo todos los herederos. Es obligatorio que el Notario lo protocolice si existen bienes inmuebles y desea inscribirlos en el Registro de la Propiedad.


Liquidación de Impuestos


A continuación deben ir a la oficina liquidadora de su comunidad autónoma para pagar el Impuesto de Sucesiones. Tienen seis meses de plazo para hacerlo, aunque se puede pedir una prórroga de otros seis meses.


Después de esto, deben presentar el cuaderno particional en el banco para recibir el dinero que a cada heredero le haya correspondido. También pueden presentar la escritura en el Registro de la Propiedad, si desean inscribir a su nombre las viviendas, casas, terrenos y demás bienes inmuebles, en caso de haberlos. También debe recordar que la transmisión de los inmuebles tributa en el Impuesto de Plusvalía, el cual deberá presentar ante el Ayuntamiento correspondiente.

Si sigue todos estos pasos, habrá tramitado la herencia correctamente. Esperamos que le sea de utilidad.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias

Si desea ampliar la información, puede hacerlo de forma GRATUITA y confidencial. No guardamos sus datos ni los cedemos a terceros, haciendo clic en este enlace, o llamarnos por teléfono al 963 517 495.




jueves, 31 de marzo de 2016

El Impuesto de Sucesiones y la igualdad de trato



¿Qué es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

Este impuesto grava las transmisiones de herencias (sucesiones) y de las donaciones (entregas gratuitas).

¿Qué deducciones se pueden aplicar?

Existen deducciones estatales, pero también las hay autonómicas.

Las deducciones fiscales autonómicas del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, exigían residir en la Comunidad Autónoma para poder disfrutarlas.



¿Se pueden aplicar las deducciones sin residir en España?

Según la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sala Segunda) de de 3 de septiembre de 2.014, el Tribunal aprecia que la normativa de un Estado miembro que hace depender la aplicación de una reducción de la base imponible de una sucesión (herencia) o de una donación, del lugar de residencia del causante y del heredero en el momento del fallecimiento, cuando da lugar a que las sucesiones o las donaciones entre no residentes, soporten una mayor carga fiscal que las sucesiones o las donaciones en las que sólo intervienen residentes o que sólo tienen por objeto bienes inmuebles situados en el Estado miembro, constituye una restricción de la libre circulación de capitales.




En su demanda la Comisión Europea solicitaba al Tribunal de Justicia que declarse que el Reino de España incumplía los artículos 21 y 63 del Tratado Fundacional de la unión Europea y los artículos 28 y 40 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, de 2 de mayo de 1992, al introducir diferencias en el trato fiscal dispensado a las donaciones y sucesiones, entre los herederos y los donatarios residentes en España y los no residentes; entre los causantes residentes en España y los no residentes, y entre las donaciones y disposiciones similares de bienes inmuebles situados dentro y fuera de España.


Por ello, al estar previstas las reducciones fiscales en las leyes autonómicas sólo en caso de residencia en  el territorio de cada Comunidad Autónoma. Si en la sucesión o la donación interviene un causahabiente o un donatario, o un causante que no reside en el territorio español, no podrá beneficiarse de esas reducciones fiscales, por lo que el valor de esa sucesión o esa donación se reducirá, por lo que declara que el Reino de España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de los artículos 63 TFUE y 40 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo de 2 de mayo de 1992, al permitir que se establezcan diferencias en el trato fiscal de las donaciones y las sucesiones entre los herederos y los donatarios residentes y no residentes en España, entre los causantes residentes y no residentes en España y entre las donaciones y las disposiciones similares de bienes inmuebles situados en territorio español y fuera de éste.

Por lo tanto, estas deducciones fiscales se aplicarán aunque no se resida en España, después de que esta Sentencia se haya acatado por España publicando la Ley 26/2014, de 27 noviembre, y que ha entrado en vigor el 1 enero de 2015, y que además de modificar el IRPF y el Impuesto Renta No Residentes, incluye una disposición final modificando la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, permitiendo que en las herencias y donaciones de no residentes en España, se pueda aplicar las ventajas establecidas por la Comunidad Autónoma con la que exista algún punto de conexión.


¿Se pueden aplicar las reducciones residiendo en España, pero en Comunidades Autónomas distintas?

En la actualidad se puede contestar afirmativamente que sí que pueden practicarse todos los herederos las mismas deducciones, independientemente de la Comunidad Autónoma en la que residan. Esta situación es debida a la existencia de deducciones distintas en cada Comunidad Autónoma, ante las que el Tribunal Constitucional en Sentencia de 18 de marzo de 2015 (BOE núm. 98, de 24 de abril de 2015), ha establecido que no puede establecerse diferenciaciones entre los herederos que residan en diferentes Comunidades Autónomas, teniendo todos derecho a disfrutar de las mismas deducciones que los demás.

 Dice el Tribual que
carece de cualquier justificación el recurso a la residencia como elemento de diferenciación, porque no sólo se vulnera el principio de igualdad (art. 14 CE), sino que se ha utilizado un criterio de reparto de las cargas públicas carente de una justificación razonable y, por tanto, incompatible con un sistema tributario justo.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias

viernes, 16 de enero de 2015

Testamento ológrafo



Entre las distintas formas de testamento, como  el testamento militar, el marítimo, y el notarial abierto o cerrado, se encuentra el testamento ológrafo.

La principal peculiaridad de este testamento es que no necesita del notario para ser otorgado, pues es un testamento escrito que se hace por el testador escrito de su puño y letra, de ahí su nombre, por lo que en principio, no son válidas las grabaciones videográficas. Además es preciso que conste la fecha, con expresión del año, mes y día en que se hace, y la firma.Las palabras tachadas, enmendadas o entre renglones las debe salvar el testador bajo su firma.

La principal desventaja que tiene es que la falta de estos requisitos lo convierten en nulo, por lo que la falta de asesoramiento a la hora de elaborarlo, puede provocar la nulidad del testamento. O que los herederos perjudicados por el testamento porque resulten menos favorecidos, susciten dudas sobre la capacidad mental que tenía el testador al hacerlo. Por lo que recomendamos asesorarse antes de hacerlo.

Un inconveniente es que debe ser legalizado "a posteriori", pues una vez fallecido el testador, son los herederos los que tendrán que acudir al juzgado para protocolizarlo. Y cabe la posibilidad de que el testamento se pierda o que algún pariente no favorecido pudiera encontrarlo y destruirlo, siendo casi imposible para los otros herederos probar que existía, por lo que recomendamos que se guarde en un lugar seguro, y que se deje alguna indicación para poder encontrarlo a alguien de absoluta confianza.

La principal ventaja del testamento ológrafo es que es muy útil en situaciones de urgencia, de riesgo, en horas intempestivas, días festivos o en lugares aislados en que no se pueda recurrir a un Notario.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias

jueves, 9 de octubre de 2014

¿Qué es la herencia?



La herencia es un valor constitucionalmente protegido, pues el artículo 33 de la Constitución Española reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

La palabra herencia tiene dos significados:


  • Una primera acepción hace alusión a la subrogación (o sucesión) de una persona en la titularidad de los bienes y derechos dejados por otra tras su fallecimiento, denominada heredero. Así, se entiende por heredero la persona física o jurídica que tiene derecho a una parte de los bienes de una herencia.

  • Por extensión, también se denomina herencia al conjunto de bienes, derechos y obligaciones que forman el patrimonio de una persona a su fallecimiento. Este conjunto de bienes y derechos se denomina caudal hereditario (o caudal relicto).

¿Qué bienes  no forman parte de la herencia?


No forman parte de la herencia los bienes, derechos y obligaciones que se extinguen por el mero hecho de la muerte, como los derechos y obligaciones vitalicios y los personalísimos. Así por ejemplo, no son transmisibles las pensiones, el derecho de usufructo, y el derecho de uso y habitación, entre otros.


¿Dónde esta regulada a herencia?


El régimen jurídico que regula las herencias es el Derecho de Sucesiones, nuestro Código Civil regula la sucesión "mortis causa" en el Título III, del Libro III, comprendiendo los artículos 657 a 1.087, excepto en los territorios regulados por Derecho Foral.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias


martes, 8 de octubre de 2013

Testamento Vital




El testamento vitaldocumento de voluntades anticipadas o más correctamente, de instrucciones previas, por ser el término que usa la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínicaes el documento por el que una persona mayor de edad, en sus plenas facultades, es decir lo que se llama en derecho civil se denomina como "capaz", en contraposición con aquellos que se encuentran incapacitados legalmente, y libre de cualquier presión, manifiesta anticipadamente su voluntad, para que llegado el momento en que llegue a situaciones en las que no sea capaz de expresarse personalmente, dicta instrucciones sobre los cuidados y el tratamiento de su salud o, una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo o de los órganos del mismo.

Además, el otorgante del documento puede designar, un representante para que, llegado el caso, sirva como interlocutor suyo con el médico o el equipo sanitario para procurar el cumplimiento de dichas instrucciones previas.


Dichas instrucciones previas deberán constar siempre por escrito, y cada servicio de salud regulará el procedimiento adecuado para que, llegado el caso, se garantice el cumplimiento de las instrucciones previas de cada persona.


No se aplicarán las instrucciones previas contrarias al ordenamiento jurídico, es decir, a la ley, como por ejemplo, la eutanasia o el auxilio al suicidio, o contrarias a la «lex artis», es decir, a los usos y avances de la medicina, ni tampoco a las que no se correspondan con el supuesto de hecho que el interesado haya previsto en el momento de manifestarlas.

De dichas instrucciones quedará en la historia clínica del paciente constancia razonada de las anotaciones relacionadas con estas previsiones.


Estas instrucciones previas son libremente revocables en cualquier momento, si bien dejando constancia por escrito.


Con el fin de asegurar la eficacia en todo el territorio nacional de las instrucciones previas manifestadas por los pacientes y formalizadas de acuerdo con lo dispuesto en la legislación de las respectivas Comunidades Autónomas, se creará en el Ministerio de Sanidad y Consumo el Registro Nacional de Instrucciones Previas que se regirá por las normas que reglamentariamente se determinen, previo acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias

jueves, 3 de octubre de 2013

Qué hacer para ordenar la herencia

Resulta descorazonador observar las trifulcas que acontecen cuando se abre la herencia de un ser querido. Al dolor de la pérdida, en no pocas ocasiones debemos sumarle una serie de discusiones más o menos acaloradas sobre cuál es el destino de los bienes del fallecido.

El derecho, la ley, se encarga de regular qué debe hacerse en estos casos. De hecho, siempre ha sido motivo de preocupación, pues el imperio romano ya se encargaba de ello, hasta nuestros días, se ha venido legislando con mayor o menos fortuna sobre esta materia.

Así la primera ley que se debe observar en toda herencia es la que nos marca la última voluntad del difunto, plasmada en su testamento, motivo por el que firmemente recomendamos a nuestros lectores que otorguen testamento, a ser posible bien asesorados, pues con este acto tan simple evitaremos no pocas y desagradables sorpresas para nuestros allegados. Pues por un lado, si no se otorgó testamento, deberá suplirse esta falta mediante un acta notarial de declaración de herederos, o bien en su caso, mediante una declaración judicial de herederos, y en segundo lugar, al no dejar instrucciones precisas, a buen seguro que nuestros herederos van a encontrar serias dificultades para ponerse de acuerdo respecto de la partición. Pues aunque es cierto que la ley entra a regular aquellos casos en que no se otorgó testamento, también es muy probable que el resultado no sea el esperado.

Porque aunque la ley es un límite a la voluntad del testador con la finalidad de que no se "olvide" de quienes la conciencia social ordena que deben sucederle, casos de hijos y descendientes (nietos), y en defecto de éstos los ascendientes (padres y abuelos), o en su defecto, los hermanos. Sin embargo tal vez no siempre sea justo este "café para todos" , y merezcan recibir por igual quienes en vida del testador no hicieron mérito alguno, sino más bien todo lo contrario, siendo esta decisión crítica a la hora de otorgar testamento, y que compete en exclusiva al testador (o sea nosotros), y a nadie más, por lo que si nada se dijo al respecto en su momento vía testamento, la ley no va a suplir nuestra falta de voluntad al respecto, dejando no pocos agravios comparativos a los herederos, y una fuente inagotable de litigios.

Conclusiones:

  • Siempre es preferible hacer testamento a no hacerlo.
  • Antes de hacer testamento consulte siempre con un profesional.
  • Si los herederos no se ponen de acuerdo, no discutan, conserven los lazos familiares y busquen asesoramiento de un profesional especializado, porque lo que a Ud. le parece difícil, para un profesional no lo es.
Por último, para ampliar la información, puedes pinchar en el siguiente enlace: Cuestionario de consultas más frecuentes

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias