Testamento ológrafo



Entre las distintas formas de testamento, como  el testamento militar, el marítimo, y el notarial abierto o cerrado, se encuentra el testamento ológrafo.

La principal peculiaridad de este testamento es que no necesita del notario para ser otorgado, pues es un testamento escrito que se hace por el testador escrito de su puño y letra, de ahí su nombre, por lo que en principio, no son válidas las grabaciones videográficas. Además es preciso que conste la fecha, con expresión del año, mes y día en que se hace, y la firma.Las palabras tachadas, enmendadas o entre renglones las debe salvar el testador bajo su firma.

La principal desventaja que tiene es que la falta de estos requisitos lo convierten en nulo, por lo que la falta de asesoramiento a la hora de elaborarlo, puede provocar la nulidad del testamento. O que los herederos perjudicados por el testamento porque resulten menos favorecidos, susciten dudas sobre la capacidad mental que tenía el testador al hacerlo. Por lo que recomendamos asesorarse antes de hacerlo.

Un inconveniente es que debe ser legalizado "a posteriori", pues una vez fallecido el testador, son los herederos los que tendrán que acudir al juzgado para protocolizarlo. Y cabe la posibilidad de que el testamento se pierda o que algún pariente no favorecido pudiera encontrarlo y destruirlo, siendo casi imposible para los otros herederos probar que existía, por lo que recomendamos que se guarde en un lugar seguro, y que se deje alguna indicación para poder encontrarlo a alguien de absoluta confianza.

La principal ventaja del testamento ológrafo es que es muy útil en situaciones de urgencia, de riesgo, en horas intempestivas, días festivos o en lugares aislados en que no se pueda recurrir a un Notario.

Peydro4 Abogados
Abogado Especialista en Herencias

Entradas populares de este blog

El Impuesto de Sucesiones y la igualdad de trato

Reclamación de gastos de residencia por uno de los hijos

¿Qué es la herencia yacente?